Para construir una buena senda en los métodos empleados en las tareas de purificar agua es obvio que no se puede dejar librado a la improvisación sin algún tipo de soporte en el cual apoyarse. Al respecto, armar un plan que actúe como purificador de agua  nos brindará la posibilidad de alcanzar los parámetros establecidos.       El propósito primordial de cualquier plan de depuración del agua consiste en identificar las causas que provocan la contaminación  y en un posterior paso poder eliminar esas sustancias a través de diversos métodos destinados a purificar agua. Mucho de lo que se analiza en cualquier procedimiento purificador de agua tiene que ver con las partículas que están inmersas en el componente original, y emplear prácticas adecuadas para proceder al retiro de las mismas en las distintas etapas de purificar agua. La pureza del agua es un vital componente que influye en el bienestar de nuestra salud, por lo que el armado de un plan para purificar agua es una función muy importante en el tratado de este recurso natural. Cuando se planifica el plan que se llevará a cabo, este debe ser muy consistente y preciso, porque de estas decisiones dependerá la efectividad que tenga en el resultado de purificar agua. Dependiendo de la naturaleza que muestre el compuesto del agua, tendrán que analizarse las diferentes maniobras que se pondrán en marcha como acto principal con en el destino de purificador de agua. De estas pautas también dependerá que en el futuro se pueda hablar de un agua más pura, si es que se han tratado de forma conveniente. Según lo que surge de la realidad, los residuos que resultan de las actividades en la ciudad son propensos a desembocar en lugares en donde las consecuencias pueden desembarcar en la contaminación del agua. Este escenario no hace más que remarcar la importancia que tiene en el presente practicar un plan especializado en purificar agua. Pues bien, ahora lo que realmente importa es como estructurar ese plan que pensamos como purificador de agua para llevarlo a la práctica. En un primer lugar hay que desarrollar el proceso de purificar agua con determinadas técnicas de filtración que posibiliten quitar los sodios de su propiedad. No obstante, una decisión importante en el plan a seguir, dependiendo de las sustancias que existen en el agua, será a los fines de elegir cuál es el mejor método para descontaminar el líquido. A continuación, un detalle que no debe faltar en cualquier plan que tenga como objetivo purificar agua es el relativo a identificar la necesidad de realizar una purificación biológica del agua. Existen numerosos procesos que se pueden comportar adecuadamente en el tratamiento del agua, y es por ello que la forma más eficiente de llevarlos a cabo es mediante la planificación específica de las tareas por desarrollar.